El desempleo y sus consecuencias psicológicas.



En el último año muchas personas han tenido que encarar el desempleo, enfrentándolos a la incertidumbre. Muchos juzgan el trabajo como algo maligno, sin embargo el trabajo es esencial en nuestras vidas, no solo nos aporta seguridad financiera, sino que nos brinda beneficios a nivel social y equilibrio psicológico. El trabajo es salud, refuerza nuestra identidad, nos sirve para organizar nuestro tiempo, y sentirnos valorados.

El estudio de las repercusiones psicológicas del desempleo se remonta a las grandes crisis financieras de principios del siglo XX, específicamente comenzó con el análisis de las secuelas que el desempleo generó en la salud y calidad de vida de quienes perdieron su trabajo durante la Gran Depresión.


La salud de las personas desempleadas es muy frágil a nivel psicológico, no importa el porqué de cómo se llegó al estatus de desempleado, si este estado se extiende por un periodo largo de tiempo, la persona sufrirá una serie de trastornos emocionales que nunca deben ignorarse, su salud mental se verá afectada. Cuando se pierde el empleo se reduce la interacción social, ya que cuando trabajamos interactuamos con nuestros colegas y jefes, e incluso llegamos a fomentar amistades dentro del entorno laboral, y estos vínculos se pierden o debilitan debido a la insatisfacción o vergüenza de la persona con su ‘etiqueta’ de desempleado. Otra consecuencia del desempleo es que afecta el desarrollo cognitivo debido a que la depresión limita las capacidades motoras al entorpecer la velocidad de los movimientos, el proceso del lenguaje, el pensamiento, disminuye la concentración, memoria, facultad de tomar decisiones, y comunicación.

El desempleo debe ser valorado como una situación circunstancial, y aunque cada persona es única en la forma que experimenta el mismo, y la ayuda social y familiar pueden hacer la diferencia, en estos casos es importante no dejar que transcurra mucho tiempo antes de formularse la meta de encontrar un nuevo empleo, y mantener un enfoque siempre positivo porque las buenas energías son percibidas por los contratantes. El optimismo que emite una sonrisa durante una cita de trabajo agrega infinidad de puntos a las probabilidades de ser aceptado, no obstante hay que estar listo para enfrentar los rechazos con los que se puede tropezar en el camino. Una posible solución, que implica ciertos riesgos, es la creación de un negocio propio, aquí la persona es responsable de que su proyecto sea eficiente y exitoso, pero significa un atajo hacia la felicidad y prosperidad. Es prudente mantenerse activo, practicar algún deporte, salir con amigos, meditar, escuchar música, leer un buen libro, etc.

Me gustaría recordarles que con o sin desempleo, no se sabe cuál será el futuro del trabajo. Realmente cada día surgen nuevas tecnologías, la inteligencia artificial, y la automatización han revolucionado el mercado laboral, poco a poco la digitalización no solo está cambiando aspectos de nuestras rutinas diarias, sino que en un futuro impactará, cada vez con mayor intensidad, el mundo laboral. Los trabajos se van a transformar, algunas empresas desaparecerán y por supuesto otras surgirán, así que yo les recomiendo que se pongan al día con la tecnología para que no se queden atrás y sean los futuros desempleados.



0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Marzo 2022