Sectas y cultos, similitudes y diferencias.



En el artículo anterior escribí acerca de los cultos, y comenté acerca de las similitudes con las sectas. El origen de la palabra secta es del latín ¨seco, secare¨, indica cortar, se utiliza para aludir a un sistema de ideas opuestas; es un subgrupo de una religión o creencia con diferencias en sus puntos de vista. De forma general una secta no es más que un grupo de personas asociadas por el hecho de seguir una determinada teoría o líder, y frecuentemente se han separado de alguna congregación dogmática. Ningún grupo se reconoce sectario a sí mismo, es siempre un término utilizado por los demás. Los integrantes de una secta, de forma general viven en la sociedad, aunque la cuestionan, y la adhesión a la misma fue voluntaria, siendo estas dos diferencia con los miembros de un culto que viven en reclusión, y en la mayoría de los casos tienen que ser convencidos. Cabe mencionar que los cultos se disuelven más rápido que las sectas, ya que carecen de la estructuras que hacen durar a una comunidad humana.

Aunque no todas las sectas son religiosas, de hecho algunas rechazan este calificativo, podemos decir que la actitud sectaria tradicionalmente se registra dentro de las religiones. Como ejemplos tenemos los Testigos de Jehová y los Mormones, ambos grupos se autodenominan cristianos, sin embargo, ambos refutan la omnipotencia de Cristo y la salvación por la fe, acreditándolos como sectas. Los Chiítas y Sunitas dentro de la religión del Islam, los miembros de ambas sectas creen que son musulmanes puros y se oponen entre sí. En la Cienciología, los cienciólogos aseguran su semejanza con el cristianismo, pero la Biblia se opone a todas las ideologías que ellos defienden: creen en la reencarnación, niegan terminantemente a el Dios de la Biblia, cielo e infierno. Para un cienciólogo, Jesucristo fue sencillamente un maestro.

“Si la Biblia existe, yo soy Cristo”, decía David Koresh, líder de la secta de los davidianos de Waco, una rama separada de la iglesia adventista del séptimo día. Convencido de que el apocalipsis sería inminente, imponía una doctrina donde todos los matrimonios que se unían al grupo quedaban anulados y Koresh pasaba a ser el único hombre que podía tener relaciones con las mujeres, ya que pretendía tener 24 hijos que servirían como los ‘sabios’ que guiarían al mundo hasta el regreso de Cristo. Aparentemente tuvo 15 hijos con varias mujeres.

Este es uno de los casos más conmovedores y trágicos cuando hablamos de sectas. Koresh, quien afirmaba haber desbloqueado los Siete Sellos en el Libro del Apocalipsis y con un profundo conocimiento bíblico, arrastró a la muerte a 82 de sus seguidores, incluidos niños menores de 10 años, cuando las autoridades asaltaron el rancho para tratar de ejecutar una orden de allanamiento por supuestos cargos de posesión ilegal de armamento y de abuso sexual. Al momento de comenzar el asalto policial, cuando un tanque Abrams ingresó al terreno derrumbando muros y arrojando bombas lacrimógenas, se originó una terrible explosión que causó un horrendo incendio y la misma fue originada desde adentro de la casa.

“Verdad Suprema” una secta organizada en los años 80 por Shoko Asahara, quien decía ser el nuevo Jesucristo e iluminado después de Buda. Esta secta apocalíptica japonesa fue la responsable del horripilante asalto con el mortífero gas Sarín en el metro de Tokio en 1995, donde más de 12 personas fallecieron, miles salieron heridas, y la legendaria seguridad de Japón experimentó un violento revés. Las creencias extremas del grupo fundado por Shoko Asahara tienen una versión moderna llamada “Aleph”, considerada legal en Japón, pero clasificada como una secta peligrosas y sujeta a vigilancia.

Fuera de la religión tenemos a el Ku Klux Klan, una de las sectas más antiguas, fundada en diciembre de 1865 en Tennessee por oficiales confederados. Aunque no es un movimiento masivo, sigue existiendo. Sus seguidores ya no usan capuchones de sábanas blancas, sino trajes y corbatas, y continúan defendiendo las bases principales del KKK: el racismo, la idolatría a la supremacía blanca, homofobia, el antisemitismo, anticatolicismo, y la xenofobia.

En conclusión, se culto o secta, la dinámica de estos grupos puede causar en sus miembros inestabilidad emocional y la progresiva destrucción de su aparato psíquico





2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Marzo 2022